domingo, 15 de abril de 2018

Números

Infinito
es contar hasta dos
aunque existan un tres y un cuatro.
Tristemente.

Infinito
es contar hasta diez
mientras tomo tus manos
y seguir hasta veinte
mientras beso tus pies.

Infinito
es imaginar noches enteras
dibujando curvas en el aire.
Y cada segundo entre pregunta
y respuesta.

Infinito
Es todo lo que no sea tu ausencia.




martes, 10 de abril de 2018

Polvo

Poco importa
que el polvo se acumule
orillando los cristales.

Ni que se hospeden en el cuello
de aquel bourbon que nunca probamos
ni en la copa rota, tan bonita,
a la que le negamos un "au revoir".

Poco importa que la luz
ya no sea la misma
y que nunca vuelva a serlo
mientras falte tu mirada
junto a la mía.

Cada rastro de polvo
sobre la ventana
la vieja botella de bourbon
la quebrada copa de cerveza
me recordará el tiempo soñado
junto a ti.





viernes, 30 de marzo de 2018

Nocturnia

Ahí estoy, tumbado
armado de cerveza,
música y silencios.

Los ojos en vela
perdidos a tres metros
sobre mi.

Sin fuerzas,
encarcelado por palabras
sin sonido.

Ahí estoy
entre sorbo y sorbo.
Preguntándome.

A veces cruzas la línea,
la que nunca habrías imaginado
tentando a la suerte
preguntándome
¿Cómo he podido ser tan estúpido?

Sé que no voy a dormir
por fuerte que cierre los ojos
y ahí estoy, tumbado
armado de cerveza,
música y tu silencio.



jueves, 29 de marzo de 2018

Derrotas cotidianas

He triunfado, un día más, en la derrota
de vivir alejado de tu abrazo
de dormir sin tus besos y tus risas
de sudar sin tus muslos y tus manos.

De contar lo que nunca has escuchado
de gritar lo que nadie te ha contado
de sonreir cuando no estabas mirando.

He caído rendido ante tus ojos
condenado un día más a la derrota.




sábado, 24 de marzo de 2018

Vértigo y furia

No quiero ser un frío precipitado
sino venas henchidas y salvajes
y vértigo y furia y lágrimas azules.

Y si he de ahogarme, que sea entre tus muslos
porque el resto no tiene sentido.



viernes, 16 de marzo de 2018

Perfume

Contemplo tus dedos
perfumados
de ti y de mi.

Y un suspiro
y un te quiero.

Y un adiós
y un recuerdo.







viernes, 9 de marzo de 2018

Cada domingo

Me acostumbré a caminar a solas
entre las piedras medievales
a la luz de las farolas
y las miradas felinas.

Me acostumbré a dejar mi mente libre
al ritmo de pasos tranquilos
recorriendo episodios
de otra noche más.

Me acostumbré a abrir las ventanas
incluso en el amanecer más gélido
imaginando la brisa
como una parte de ti.

Me acostumbré a amarte
estando solo
entre piedras medievales.